DOLOR LUMBAR    

El dolor lumbar es una de las afectaciones más comunes que se sufre en la vida diaria, concretamente es uno de los problemas más frecuentes en la población española según el Sistema Nacional de Salud. Son muchos los motivos por los que puede producirse. Principalmente se deben destacar la vida sedentaria junto a la falta de ejercicio. También puede producir dolor lumbar esfuerzos mantenidos como pueden ser soportar grandes cargas, posturas forzadas, estar muchas horas de pie, el uso de calzados poco adecuados, como grandes tacones o actividades físicas demasiado prolongadas. Sin dejarnos, las ya adquiridas por patologías como hernias discales, traumatismos, escoliosis, atrapamientos de estructuras nerviosas provocando ciáticas o cualquier otro tipo de patologías neurológicas, etc…

Una de las patologías que generan este tipo de dolor y al que no estamos tan familiarizados es el Síndrome Facetario lumbar. El síndrome facetario lumbar es una patología difícil de detectar, ya que sus síntomas se confunden fácilmente con otro gran número de patologías lumbares. Es necesario el uso de pruebas radiológicas para confirmar el diagnóstico. Pero, ¿qué es un síndrome facetario? Es una sobrecarga de las articulaciones llamadas facetas que se encuentran en la parte posterior de las vértebras. Se da normalmente a nivel lumbar y genera dolor y disfunción en las articulaciones interapofisarias vertebrales y en los tejidos blandos adyacentes. http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=aVDP 9wkxlFQ Estas articulaciones soportan hasta el 16% del peso del eje vertical de la columna vertebral. Su reducido tamaño hace que la carga que sostienen sea muy concentrada.


Los síntomas a los que está asociado pueden ser: dolor lumbar especialmente a primera hora de la mañana o tras una inactividad DOLOR LUMBAR  prolongada, dolor de glúteos o caderas, sensación de rigidez así como la sensación de quedarse “encajado”, son los más comunes.


Las posturas con el tronco en flexión (como por ejemplo sentado hacia adelante), el aumento de la curvatura lumbar por el uso de tacones o por cualquier otro tipo de gestos que acentúen dicha curvatura deben de ser evitados. Como tratarlo Dependiendo del grado en el que se encuentre la lesión, el tratamiento se enfocará de diversas formas, una primera fase donde realizaremos un tratamiento conservador encaminado a un tratamiento global de toda la espalda, con movilizaciones articulares, terapia manual, tratamiento del tejido blando, desbloqueos osteopáticos especializados y ejercicios de flexibilización/fortalecimiento lumbar. Cuando el síndrome facetario está en un estado más avanzado, entramos en la segunda fase, la recomendación pasa por la combinación de terapia manual con sesiones de ozonoterapia y factor de crecimiento. Dichos tratamientos combinados están dando un gran resultado. Juan Sevilla Caballero. Codirector Kairos Salud.